Queridos Educadores del Movimiento Calasanz:

¡Recibid un fuerte abrazo del Equipo General del Movimiento Calasanz! Os lo hacemos llegar también de parte de los niños, niñas, chicos y chicas y de tantas personas que formamos el Movimiento Calasanz en todo el mundo escolapio.

Estamos viviendo circunstancias difíciles por esta Alerta Sanitaria creada por la pandemia del COVID-19. Todos sois conocedores de las medidas que se están tomando en la mayoría de países en los que estamos los escolapios. Y también, estamos unidos en la solidaridad y en la oración con aquellos que peor lo estáis pasando: porque la enfermedad llegó a su familia, por la situación laboral y la precariedad económica, porque llevan más tiempo de confinamiento, etc. Desde el Movimiento Calasanz queremos mandar un mensaje de ánimo, de solidaridad y de esperanza. 

Como en otras situaciones, nuestra fe y nuestro compromiso escolapio, estará más vivo que nunca. Por eso, queremos compartir estas tres palabras claves que nos pueden acompañar:

PRESENTES. Estaremos presentes de otra manera. Las actividades presenciales del Movimiento Calasanz se aplazan (hacemos mucho hincapié en cumplir con seriedad lo que indican las autoridades de cada país). Sin embargo, en las situaciones más complicadas podemos ESTAR y acompañar de mil formas diferentes. El Movimiento Calasanz y los Escolapios estamos en lugares donde ha sido, está siendo y será muy difícil llevar a cabo nuestra misión. Y lo hacemos posible porque hemos recibido un gran tesoro que comunicar: la fe en Jesús y la pasión por la misión de Calasanz. 

EL TESORO DE LA FE. Jesús, el Señor, está presente en nuestro día a día. En las dificultades Él nos sostiene. La mayor palabra de ánimo es la palabra que se dice desde la fe. Tenemos el mejor tesoro: Dios mismo y la esperanza que su Palabra nos puede dar. ¿Cómo podemos llevar ese pan y esa medicina que tanta falta nos hacen en unas circunstancias como estas? ¿Cómo podemos ser “servidores de la esperanza” como nos pide el P. General Pedro Aguado?

CREATIVIDAD. ¿Cómo podemos estar cerca unos de otros cuando estamos obligados a quedarnos en casa? ¿Cómo comunicarnos? ¿Qué hacer? La respuesta es que ya se está haciendo.  Y enhorabuena porque se hace con formas muy creativas, sorprendentes y llenas de contenido. Quizás basta con que el equipo local o provincial de educadores tenga esta motivación y nos ayudemos unos a otros. Podéis mirar las redes sociales de nuestros Movimiento Calasanz Locales para descubrir las mil y una propuestas que están llegando.

No podemos dejar de enviar un fuerte abrazo Movimiento Calasanz en Italia que está dando sus primeros pasos. Una nación donde el Coronavirus ha sido especialmente virulento. Nos acordamos de Venezuela  y Nicaragua donde tanto sufren los jóvenes por la situación de de sus países y donde nuestros educadores dan ejemplos de heroicidad. A Camerún donde no nos olvidamos de la crisis que atraviesan las comunidades de este país. También a Kiblawan (Filipinas) donde  el 15 de diciembresufrieron el terrible terremoto y continúan frente a viento y marea. 

Y nos despedimos dándoos las gracias por tantos testimonios que estamos viendo de compromiso con nuestros chavales en estos momentos de dificultad.

Equipo General del Movimiento Calasanz.